viernes, 7 de agosto de 2009

Observándonos II

Si hay algún lugar donde puedan vivir como pez en el agua los gatos, es cerca de donde se encuentra su comida preferida.
Este jovenzuelo, junto con tres más que aparentaban no tener relación familiar, se encontraba custodiado por una guardiana adulta que bien podría ser la madre de uno de ellos, pero casi seguro que no de los otros ya que no se les parecía al resto en nada, a menos que hubiese sido fecundada por distintos machos.

Conocido es que algunos grandes felinos montan guarderías donde una o varias hembras cuidan de los pequeños mientras que otras “preparan” la comida. Pensé que podría ser este un caso similar, ya que uno de ellos era atigrado gris oscuro, otro de pelaje a manchas blanco y negro, y éste el más inquieto y curioso, más dado a contactar, se asemejaba a otro de ellos. Por otro lado, niñera-mamá, era de las conocidas como Gatita de la Virgen: esas que son a manchas de múltiples colores: negro, blanco, mostaza y marrón.

Ella sí se que se dejaba tocar. Es más, era ella la que me tocaba continuamente rozándose con mis piernas, mis brazos e incluso con la cámara y el propio objetivo. Esto a la vez de cuidar mucho de poner separación entre sus pupilos y yo. Sin duda es una gran madraza, protectora y a la vez seductora que hacía muy bien su cometido de Nani-Buscavidas.
Sin embargo a mí me atraían los peques, ya que si bien era ella la que buscaba continuamente mi atención con roces y maullidos, ésta se encontraba en un estado lamentable: bastante delgada y algo sucia. Por otro lado, y pesar de ser más que merecedora de alguna instantanea, me lo ponía muy fácil, así como sus poses eran menos fotogénicas y curiosas que la del pequeñín que aquí subo.
Esta foto y otras más que hice me costaron hacerla un buen rato.
Rato que me pasé intentando ganarme la confianza de los jovencitos haciendoles monerías, lanzando onomatopeyas, jugando al escondite, haciendo múltiples ruidos o cantando el clásico: “…mishi, mishi gatito”.
De nada sirvió, no conseguí que se me acercasen, y menos aun dejarse tocar.
Tendré que volver otro día.

5 comentarios:

Pizarro dijo...

Preciosa imagen y buen relato, saludos y buen fin de semana.

Mª Angeles y Jose dijo...

Bonita historia.
juguetones y picaros gatitos nos muestras hoy.

saludos.

Diesel Jeans dijo...

meow....wow cat also do modelling?..

nice collection..

Álvaro dijo...

Fantástica. Una foto preciosa.
Saludos.

Sacro dijo...

Me encanta, impresionante la foto...menudo el arte del gato para posar ;)...